lunes, 29 de noviembre de 2010

Mas "escons", menos tripartito.

La jornada electoral de ayer en Cataluña ha confirmado algunos extremos de la encuesta del CIS, como por ejemplo la tendencia de rentabilidad partidista y el acceso de CiU al poder sin mayoría absoluta. No obstante, existen algunos extremos que sólo podemos explicar por los esfuerzos realizados por las diferentes formaciones en el último tramo de campaña, incluso con esa subida de la participación en un 7%. De todos modos, para ser una elecciones de este calado, un 59,85% es un nivel paupérrimo para una sociedad tan avanzada como la catalana.

Analisis de los Resultados:
Artur Mas llegara a presidir la Generalitat por varias razones. La fundamental es que su coalición ha obtenido 62 escaños y la otra nada desdeñable, es la claridad del escenario tras la devacle de ERC. En esta legislatura han demostrado moderación y sensatez,pactando con el Gobierno del tripartito en asuntos clave y realizando una oposición responsable. Algo de lo que debieran aprender en otros lares. De manera. que puede gobernar en minoría obteniendo apoyos puntuales de los diferentes partidos, incluso del PSC.

José Montilla reconoce, y es un hecho que le honra, su derrota. Sus electores se han abstenido hasta el punto de perder un 28,4% de votos. Lo que se traduce en 9 parlamentarios menos y un declive significativo que no se explica sólo por los efectos de la crisis. El iznajeño, que fue Ministro de Industria y alcalde de Cornellá, anunció que no se vuelve a presentar como candidato a la secretaría general del partido. Su relevo será difícil porque Corbacho viene desgastado del Ministerio de Trabajo y Miquel Iceta ayer mismo sufrió un ataque. La única persona que podría hacer valer al PSC es la Ministra de Defensa que tiene más popularidad.

Alicia Sánchez Camacho ha sabido movilizar a sus electores, más allá de los del núcleo que son estáticos en su comportamiento. Esto se debe al natural rendimiento del mensaje sobre la inmigración en contextos de crisis. No obstante, el calado no tanto por el número -3 escaños adicionales- como por la relevancia al convertirse en tercera fuerza del Parlament.Sería un error querer extrapolar esto a otros sistemas electorales, pues en España el PP y simplemente por inercia, triangulando datos de diferentes sondeos conseguiría una abultada victoria.

Joan Herrera y su formación IC-Verds son los que menos desgaste han tenido entre los del tripartito acusánde con la merma de dos diputados. En el contexto electoral, que tiende a castigar a las formaciones de izquierda, podemos concluir que han sabido resistir. Tienen una larga tarea por delante si quieren recuperar ese 18% de personas que se han abstenido.

La Esquerra Republicana de Puigcercós es la gran derrotada, como ya analizamos en una entrada anterior, por las luchas internas. Esquerra se ha dividido dos veces y la consecuencia es que han perdido más de la mitad de sus escaños (11 de 21). Con sus apenas 10 escaños queda relegada como quinta fuerza de Cataluña.

La Solidaritat Catalana per la Independencia de Joan Laporta consigue 4 escaños que recibe mayoritariamente de votantes desencantados de ERC. Al centralizar su campaña en Barcelona obtiene mayor rendimiento que otras formaciones. Aportan 4 diputados y rompen el esquema del sistema de partidos catalán creandose así un sistema muy pluralista.

Albert Rivera en cambio ha tenido más sufragios que Laporta pero su representación queda igualada a la de 2006, conservando los tres escaños. La formación ciudadana demuestra que no es una causa de la volatilidad, sino que entra a formar parte de la estructura sistémica de Cataluña.

0 Deja tu comentario: