martes, 7 de diciembre de 2010

El asesoramiento en la política local

¿Cómo asesorar a Alcaldes y Concejales?.

Es evidente, que la Administración Local es la más cercana a la sociedad. En ella, se aprecian más nítidamente los problemas que la ciudadanía española precisa resolver. Y para ello, es preciso formar y aconsejar a líderes capaces de gestionar bien lo público. 
Sea como Alcaldes, Concejales o miembros de los partidos políticos, es necesario que sepan desenvolverse con un alto grado de excelencia. Eso significa: saber reaccionar ante la adversidad, con talante y con el liderazgo necesario. Sólo así se alcanza el éxito.
El acta de un representante público, y los beneficios que ello conlleva, deben justificarse por su capacidad para superar la crítica social o las coyunturas adversas. Al tiempo, debe saber generar empatía, complicidad y sobre todo convicción.
Todo ello, se puede conseguir a través de un continuado asesoramiento, que a mi entender debe ser holístico. Esto es, se deben fomentar ciertas habilidades sociales -como la oratoria, la capacidad de negociación y de gestión-, al tiempo que se le debe aconsejar en todo lo referente al marco legal y económico derivado de su cargo.

El proceso:
Los pasos que el politólogo va a desempeñar para conseguir lo mejor de su cliente son:
1-Observación: De esta manera diagnosticará la ideología, creencias y conductas del político, como también, los de la oposición y el electorado en general. Es importante comprobar el sistema electoral, no sólo con la legislación electoral, sino todo el entramado de actores (medios de comunicación, grupos sociales, etc) que determinarán el éxito. Además habrá que ver el escenario en que el político debe desenvolverse, para lo que convendría un profuso análisis de la normativa administrativa del régimen local y de esa entidad en concreto.
2-Análisis y Consideración: El politólogo realizará un análisis causa-efecto del comportamiento / actitud del político, indicándole las posibles correcciones que puede elegir. Siempre el político debe decidir lo que hacer, pues sólo así podrá ejercitar su liderarzgo.
3-Determinacion de objetivos: Bien sea ganar elecciones, superar crisis de partido o gobierno, sea para afrontar una negociación o resolver un conflicto, especificando los sub-objetivos requeridos.
4-Implementación: El político actuará según el consejo del politólogo que le brindará asistencia en todo momento. Sea, en materia de estrategia política, comunicación política presencial y 2.0,  derecho público (administrativo general o local, electoral, constitucional, etc) o bien, de gestión pública.
5- Evaluación: En función del objetivo marcado se comprueba con regularidad su grado de consecución. Se determinarán las correcciones necesarias.

La sociedad española actual no dispone de personas preparadas para esto, de ahí que aparezcan para bochorno de la clase política, situaciones poco favorables para salvar su honorabilidad o reputación. Y en muchos casos, se ven implicados en casos de corrupción con una gestión pésima y contraria al sentir popular. Tal vez sea, porque quisieron tomárselo como una profesión sin el debido asesoramiento, hipotecando su futuro y el de los suyos.

0 Deja tu comentario: