martes, 31 de enero de 2012

Viene un asteroide ¿quién dijo miedo?

Vivimos sobre un planeta que viaja a unos 30 kilómetros por segundo y aunque da vueltas sobre el mismo Sol, en realidad no sabemos hacia dónde nos arrastra la expansión del Cosmos. 
El viernes, sin ir más lejos pasó cerca de La Tierra un asteroide del tamaño de un autobús, llamado 2012 BX34.  Nadie se dió cuenta. Mañana miércoles, cuando estemos en los mejores sueños, a las 4 de la mañana, lo hará el asteroide 433 Eros. Este mide un poquito más: 34 kilómetros de diámetro. 
Con todos los peligros que hay en el Universo nadie se queda a cubierto, por si el aplastante Vesta quisiese hacernos una visita.

En cambio, ¿porqué asustan las cifras macroeconómicas? 


La intención de las partes interesadas es alarmar. Sabemos que, al fin y al cabo, estas cifras oscilan de una manera cíclica. Esos números no salen por arte de magia. Por el camino van dejando un reguero de víctimas. El mundo, como dicen los Estopa, "está muy mal repartío". Habrá que ver quien es el que reparte.
Nos asustamos porque hasta el mismo Rajoy dice que se avecinan tiempos de más paro, más precariedad laboral y templada productividad.  Dice que su reforma laboral costará una huelga. Pero ¿quién dijo miedo?. 
Si nos comportásemos mirando el ciclo, entonces estaríamos 15 años viviendo de los ahorros sin llevar adelante nuestros sueños. Es verdad, 15 años es mucho tiempo en nuestra corta vida y no está la eternidad por echarnos una mano. 
Mucha gente se desespera porque no sabe cuando llegará la luz al final del tunel, ni tampoco se lo dicen. Mas si es tunel, y no es cueva, la luz al final llegará. Cierto es que no se dispensará el dinero con tanta ligereza, pero todo volverá a ser más amable. Todo está en cambio y al mismo tiempo "nihil novum sub sole".
La gente volverá a producir, a trabajar. Habrá quien se dedique a especular. En vez del ladrillo, será el lingote de oro o el champú de caballo. Siempre habrá alguien que quiera sacar rendimiento de algo, sin trabajar. Justo el rendimiento que pierde otra persona.
Lo cierto es que,mientras ningún asteroide acabe con nuestra especie, mientras el manto de estrellas sea manto y no lluvia, podremos seguir en esta jungla protagonizando los altibajos. 
Sabed amigos, que ahí fuera hay una lid soterrada de tirios y troyanos. Sé que eres pacífico y que piensas en el beneficio simbiótico. Por ahora, van ganando los tirios por amplia mayoría. Suerte que eso no te detendrá. Puedes decidir, pensar y emprender un viaje de nuevas, y tal vez exitosas, experiencias.

0 Deja tu comentario: