jueves, 26 de abril de 2012

Penalty a los clubes morosos.

La Agencia Tributaria y la Seguridad Social sancionarán las astronómicas deudas de los clubes de fútbol morosos.
 ¿Cuánto deben? ¿Cómo lo harán?.

Los kioscos han amanecido, dos mañanas seguidas, con portadas de prensa que ilustraban la eliminación de dos grandes clubes españoles en la Champions. No es comprensible la euforia cainita del español que se alegra por la eliminación de cualquiera de ellos. En cualquier caso, nadie va a remediar que los penaltis de nuestras megaestrellas perforen la red del Bayern o del Chelsea. Sólo queda esperar que en la Europa League haya mejor suerte.  De modo que hoy será mejor analizar el parné de este tipo de empresas, que han ganado con el tiempo el status de instituciones.

Los clubes de fútbol españoles, muchos de los cuales son Sociedades Anónimas Deportivas, tienen una morosidad elevada con el Estado. La deuda de los clubes profesionales con la Agencia Tributaria asciende a 752 millones y la que mantienen con la Seguridad Social se eleva a los 10,6 millones de euros.

Lo cierto es que al ser este espectáculo, patrocinado por el BBVA, una vía de escape de la realidad cotidiana, el erario público ha sido condescendiente con los clubes. A todas luces se ve el tratamiento discriminatorio respecto a empresa y ciudadanos, que tienen que sortear demasiados escollos para estar al día con el erario público.

Por lo que se habla en los escaños, podemos afirmar que no será así dentro de poco. A partir de ahora, cada vez que reciban dinero por vender sus derechos de imagen, se les detraerá la cantidad que corresponda para saldar la deuda con los organismos públicos.

En dos ocasiones me he referido al descaro del régimen especial por el que tributan las megaestrellas extranjeras. Otro día podría tratar el asunto de la permisividad con se han concedido licencias para las operaciones inmobiliarias, de dudosa legalidad, en algunos de los estadios.
Con estos mimbres nos damos cuenta que la opinión pública ,que otrora no era sensible a estos deslices, a día de hoy, por las estrecheces de gran parte de las familias, cualquier fuga de dinero, o cualquier ventaja discriminatoria, es tenida en cuenta y ya nada escapa a la fiscalización de la ciudadanía.
El fútbol es un fenómeno socio-económico que da para una lectura más allá de los estrictamente deportivo. Los clubes se erigen en actores, y muy importantes, de nuestra economía, nuestra política y nuestra sociedad en general. ¿Alguién sabe de lo que se habla en los palcos?. 





0 Deja tu comentario: