domingo, 19 de diciembre de 2010

Politólogos.

Normalmente en nuestro país, la mayoría de los profesionales liberales suelen ser ingenieros, economistas, arquitectos, médicos o abogados. Por eso, cuando alguien dice que es politólogo la mayoría ignora su significado. Si uno dice que el profesional de la Ciencia Política, si el interlocutor desconoce cuánto de ciencia hay en la materia, la cosa se agrava, lo que puede llegar al límite inercial de identificarte con un politico.
En cualquiera de los casos nadie te libra de dar una explicación, como si de una vista oral se tratase. En mi caso es una tarea que hago con sumo gusto, pero no como interrogatorio sino como propósito heurístico y aclaratorio.

Primero: Politólogo no es cualquiera.
Politico puede ser cualquiera, incluso alguien sin estudios. El hombre es político por naturaleza.
El político para el politólogo es a veces, cómo el paciente para el médico, otras como el acusado o el defendido para el abogado, las más, como el tren para el ingeniero y normalmente, como el productor para el economista.
En cambio el politólogo ha tenido que superar unos conocimientos universitarios en Ciencia Política y segundo tiene que ejercer la profesión. El que queda como titulado y no ejerce, es como el que estudia Derecho y no es Abogado.
Ser politólogo es a su vez un compromiso con sus semejantes, lo que lleva a reunirlo en torno a un colegio profesional que vele por sus intereses.

Segundo: No todos los politólogos son iguales.
Igual que no todos los médicos o abogados se dedican a lo mismo, los politólogos tienen visiones y dedicaciones diferentes.
Los que más conocemos se dedican a enseñar o investigar en universidades sobre todo inspirados por la teoría sistémica. Otros tienen como cometido asesorar a políticos, partidos o grupos de interés. Encontraremos también los que analizan y evalúan a las administraciones y sus programas; o a otros, que asesoran a las empresas en su relación con la administración y el Estado. Algunos se dedican a las relaciones internacionales y al comercio exterior. Y todos, en su quehacer tienen una técnica específica, cuando no un arte propio.

Tercero: Suelen estar especialidados.
El politólogo que ejerce no se conforma con tener una carrera, también realiza máster y programas de especialización. Es esto último lo que orienta su trabajo profesional, y grosso modo puede ir en tres direcciones:
-La primera, es la de la Ciencia Política más pura, la teoría y el análisis de la política. Con ella se consigue saber lo que ocurrió en el pasado para poder comprender el presente y ser capaz de pronosticar que podrá ocurrir en el futuro. Tienen datos para ello, y cuando no, los buscan conforme a una metodología reglada.
-La segunda, es la de la Ciencia de la Administración Pública, la de la Gestión del Sector Público y para-público (entidades no lucrativas).
Se utiliza para analizar y evaluar la Administración, para detectar las necesidades de la gente, para saber en qué y para qué se gastan los recursos públicos, y sobre todo, si esto ha tenido algún efecto en la población.
Igualmente esta especialidad tiene como cometido asesorar a las empresas en su relación con la Administración (desde una subvención, una planificación tributaria hasta un contrato administrativo) No en vano es la Gestión Pública ad extra.
-Y la tercera, las Relaciones Internacionales.
Con el estudio de los asuntos del extranjero ayudan a comprender la realidad internacional y mantener relaciones fluidas con gobiernos o empresas de otros países. Es natural que también se pueden estudiar y prevenir conflictos, y en su caso como lidiarlos.

Podría extenderme aún más pero no creo que sea necesario, a pesar de los tertulianos que suplantan al politólogo analista, a los mecadotécnicos que intentan comprobar la opinión socio-política, a algunos economistas que se atreven evaluar los desempeños de la Administración o al propio poder político que recela ser comprendido, analizado o evaluado.
La rapidez de los acontecimientos y los procesos demandan la presencia de este perfil profesional. Justamente, en estos momentos donde los problemas político-administrativos precisan de una pronta y estable solución, esos politólogos están aplicando sus técnicas en los países más avanzados del mundo.

_______________________
Le puede interesar:
Análisis del escenario político-administrativo. 
Consultoría Política y Electoral.

0 Deja tu comentario: