domingo, 22 de junio de 2014

martes, 29 de abril de 2014

Torrecampo, por mayo.


Hoy mi post va por todos esos torrecampeños y torrecampeñas que un día se marcharon. 
 Al que viere y entendiere.
Es verdad, dicen que nadie es profeta en su tierra. Lo dicen, porque al bueno de Mahoma le hicieron irse de la Meca a Medina. A los torrecampeños fueron las circunstancias.
Son muchas las personas que para poder desarrollar sus aptitudes, desde los años 60 ha tenido que tomar la maleta, y cargarla no sólo de ropa y de algún libro de cabecera, sino de recuerdos y sentimientos del lugar que se deja. Pocos son los que desde entonces han vuelto y si lo han hecho, es para vivir su salón de la emeridad en el jardín que un día fue su infancia. 

martes, 22 de abril de 2014

Un nuevo canto de primavera

En este país nace una generación con el desengaño a la que conviene recordarle la mejor manera de encontrar su luz en el mundo.