miércoles, 23 de febrero de 2011

Trigésimo aniversario del 23-F

En estas horas graves para la orilla meridional del Mediterráneo, mientras caen dictadores y afloran nuevas oportunidades, la prensa española centra su atención en aquel pronunciamiento militar y benemérito de hace treinta años.
Como el papel es sustento de toda clase de palabras, oraciones, frases y narraciones no voy a entrar en la obviedad del asunto, pues constituiría quizá un despropósito narrar toda la verdad de los hechos desde un punto de vista científico.
El asunto nacional que más nos preocupa hoy es el desempleo descomunal, la privatización de las cajas, el futuro de las empresas y la jubilación que nos desespera. Porque en asuntos de política, desde que dijeron "se siente, coño", andamos todos encajados en la silla, o en el sofá, y aquí no se mueve ni un garbanzo. Y con eso de ser el 23F nos saltamos hasta las preguntas de la sesión de control.
La economía es materia primordial en nuestra clase representativa, que ni tiene clase ni nos representa. Porque es la cuestión del mandato imperativo del que financiacia y no del que vota. Por eso, cuando me hablan de la asonada de Don Antonio no sé si ponerme a temblar o hartarme de reir.
Si pensaban que aquella noche de los transistores los señores diputados guardaban rigurosa vigilia, debo advertirles que estan muy equivocados. Aquella noche consumieron 16 cajas de cerveza, 58 botellas de refrescos, 19 de champán, 76 litros de zumos, 143 botellas de whisky, ginebra y otros licores, 94 botellas de vino y una caja de azúcar. De la cocina desaparecieron, o aparecieron deterioradas, 14 latas de espárragos, 7 de fruta en almíbar, 14 botes de mermelada, 4 cajas de bizcochos, 6 latas de bonito en escabeche, 12,5 kilos de chorizo en barra, 9,5 kg de jamón serrano, 9 kg de salchichón, 17,5 kg de queso, 23 tarrinas de ahumados, 26 kilos de naranjas, 9 de plátanos, 21 de manzanas, 15 de peras, 22 barras de pan de molde, 5 cajas de helados, 23 cajas de leche, 16 lechugas, 2 kilos de café…
Vamos, que el golpe fue más a la despensa del Congreso que a la Monarquía Parlamentaria que tres años antes se había votado para los siglos de los siglos.

0 Deja tu comentario: